La batalla de Alejandro en Issos | Albrecht Altdorfer | 1529

La batalla de Alejandro en Issos | Albrecht Altdorfer | 1529

La batalla de Alejandro en Issos | Albrecht Altdorfer | 1529

Luego de viajar por los Alpes del sur de Alemania, Altdorfer quedó tan impresionado por su belleza que se convirtió en el primer pintor de paisajes tal como los conocemos. Fundó junto a otros artistas la llamada Escuela del Danubio,  que encontraba inspiración en motivos bíblicos e históricos. Particularmente, Aldortfer creía que la figura humana no debería interrumpir la naturaleza, sino participar en ella.

En 1528, el Duque Guillermo IV de Bavaria le encomienda a Altdorfer una serie de pinturas históricas para colgar en su casa de Múnich. La batalla de Alejandro en Issos representa, justamente, la batalla de Alejandro Magno (o Alejandro el Grande) frente a las tropas del Imperio Persa bajo el mando de su rey, Darío III, en el año 333 AC. La batalla culmina en la victoria de Alejandro e impide que los musulmanes avancen y conquisten occidente. El motivo de la elección de esta batalla es significativo ya que, durante la época de Altdorfer, el imperio otomano también avanzaba hacia occidente y diversas guerras se libraban en el este y el centro de Europa. En 1529 se produce el Sitio de Viena, el máximo avance de los musulmanes en Europa, donde fueron eventualmente derrotados.

Con esta obra, la única intención de Altdorfer es mostrar la heroica gesta del ejército de Alejandro Magno frente a los bárbaros extranjeros; y por ello no le importa usar símbolos, anacronismos y datos erróneos. La batalla de Alejandro en Issos no es el retrato fiel de un hecho histórico, es una alegoría.

En primer plano, vemos la batalla entre ambos ejércitos. El ejército de Alejandro se encuentra ataviado con armaduras de metal, mientras que el ejército persa viste únicamente túnicas y turbantes rojos. En el centro, encontramos a Darío III en un carro tirado por tres caballos mientras huye de Alejandro Magno que lo persigue con una lanza.

Los ejércitos se sitúan en medio de un paisaje onírico. El sol, representando a occidente, sale de detrás de las montañas mientras una luna, representando a los musulmanes, se apaga y se esconde en el extremo superior izquierdo de la obra. La montaña y el pueblo detrás de la batalla son ficticios y, detrás de ellos, aparecen las isla de Chipre y el Rio Nilo, accidentes geográficos imposibles de ver en una misma imagen.

El cartel en el borde superior reza: “Alejandro el Grande derrotando al último Darío luego de haber asesinado de entre las filas persas a 100.000 soldados de infantería y 10.000 a caballo. Mientras que el Rey Darío pudo huir con no más de 1.000 hombres a caballo, su madre, esposa e hijos fueron tomados prisioneros.”

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en julio 4, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s