Verano | Giuseppe Arcimboldo | 1563

Verano | Giuseppe Arcimboldo | 1563

Verano | Giuseppe Arcimboldo | 1563

La familia Arcimboldo provenía originariamente del sur de Alemania, pero una rama de ellos emigró hacia el norte de Italia. Giuseppe se cría en Milán y, ya mayor de edad, acompaña a su padre a pintar frescos en la catedral de la ciudad.

En 1551, Fernando de Bohemia viaja a través de Milán y le encarga al artista, ya conocido localmente, pintar cinco escudos de armas de su familia. El rey queda tan impresionado con su trabajo que le insiste para contratarlo como pintor oficial de su corte; pero Arcimboldo se rehúsa y trabaja por algunos años más en el norte de Italia. En 1562 cede a los pedidos del rey, ahora convertido en emperador del Sacro Imperio Romano, y comienza a trabajar en Viena y Praga.

El artista, descrito como un excéntrico con un gran talento en los registros de ese tiempo, retrataba a los personajes de la corte mediante composiciones con elementos inanimados. Estos retratos, por supuesto, no eran oficiales; pero catapultaron su fama entre los nobles del siglo XVI.

Pero Arcimboldo también disfrutaba de pintar solo por el hecho de hacerlo; y no únicamente para obtener un redito económico. Es así como comienza a trabajar en “Las estaciones”, una serie de 4 pinturas en donde se retrata a sí mismo a partir de diferentes elementos. En Verano, pintura que probablemente todos conocemos, podemos ver su autorretrato compuesto por hojas verdes y frutos maduros, todos ellos representando a la estación que titula la obra.

Pero más allá de lo curioso que nos pude resultar su trabajo, es necesario entender que este tipo de pinturas eran completamente experimentales para la época. Hasta este momento, el arte era religioso o histórico, pero siempre realista. En cambio, las pinturas de Arcimboldo planteaban algo totalmente nuevo. Nadie pintará con un estilo parecido hasta 300 años después.

Quizás por esta misma razón, su obra permanecerá oculta hasta el siglo XX y solo será valorada por los surrealistas, sobretodo Dalí, quienes hallarán la inspiración que buscaban en el artista italiano.

*Formalmente se cataloga la obra del artista como manierista tardía, por la “estrecha relación entre el hombre y la naturaleza”. Sin embargo, desde De plata y exacto, opinamos que esta es una categorización completamente forzada y puramente temporal. La obra de Arcimboldo no tiene absolutamente nada que ver con el manierismo, y aquel que diga lo contrario no sabe nada de la vida.

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en marzo 22, 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s