Golconda | René Magritte | 1953

Golconda | René Magritte | 1953

Golconda | René Magritte | 1953

El surrealismo fue un movimiento ecléctico: por un lado, las obras de Dalí eran oníricas y fantásticas; por otro, de Chirico pintaba cuadros extrañamente bizarros de tinte metafísico;  Magritte, por su lado, trabajaba pintando objetos ordinarios en contextos inusuales, y así creaba su propia forma de poesía para expresar su inconsciente, de modo más filosófico y conceptual que los anteriores. El artista, al contrario de los otros surrealistas, era una persona inquietantemente común, que vestía siempre de piloto, traje y corbata; que estuvo casado con su mujer Georgette por 45 años sin ningún tipo de escándalo, y a quien le prometió “la calma de una tranquila vida burguesa”. En resumen, una persona poco menos que aburrida y no afecta a las emociones fuertes.

Su pintura se sirve de elementos y figuras cotidianas. Entre sus motivos favoritos, se encuentran las pipas, los hombres con sombrero y los instrumentos musicales. Lo “surreal”, para Magritte, era la forma en que reunía estos elementos comunes. El mismo dirá que su obra son solo “imágenes que no ocultan nada, sino que evocan misterio”. Cuando uno se pregunta qué significan o qué sentido tienen sus pinturas, él responderá que “no significan nada, porque el misterio tampoco significa nada”.

Golconda es una de las que más me gustan. En la obra vemos una composición en donde un fondo de edificios residenciales se encuentra poblado de hombres con sombrero. Las construcciones del paisaje se asemejan a las del barrio en Bruselas donde vivía el artista. Aunque parezca que los hombres con sombrero están cayendo (lo que terroríficamente profetizaría la canción “It’s raining men” de The weather girls), los personajes solo están flotando allí, ya que no hay ningún indicio de movimiento. La vestimenta que usan era la propia de hombres de negocios o banqueros. El nombre de la obra refiere a una ciudad en India, reconocida por su riqueza; y le fue sugerida a Magritte como título por un amigo poeta, quien ya lo había ayudado a bautizar otras de sus pinturas. Como tributo, el artista retrató a su amigo en el hombre en primer plano más cercano a la chimenea de la derecha. Tanto la referencia que hace el nombre de la obra, como el hecho de que los personajes flotando puedan representar a hombres de negocios, nos tienta a hacer una interpretación de la pintura, pero esto es algo que el artista rechazaría de plano. Solo podemos quedarnos con el misterio y la incertidumbre, lo que hace a la obra de Magritte más atractiva y oscura.

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en enero 27, 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s