Número 1, 1950 (Bruma lavanda) | Jackson Pollock | 1950

Número 1, 1950 (Bruma lavanda) | Jackson Pollock | 1950

Número 1, 1950 (Bruma lavanda) | Jackson Pollock | 1950

Jackson Pollock mostró, desde joven, llamativos problemas de conducta. Además de ser expulsado del secundario, como de una escuela de arte donde estudiaba, el artista además tenía problemas con la bebida. En 1945 se casa con una artista llamada Lee Krasner  y juntos deciden mudarse a los suburbios, agotados por el bullicio de la ciudad de Nueva York. Se instalan en el vecindario de Springs, en las afueras de Long Island. Allí, Pollock continuará tranquilamente con su arte semi abstracto, repleto de símbolos ancestrales y figuras totémicas.

Luego de asistir a un taller de pintura experimental liderado por el muralista David Alfaro Siqueiros, en su nuevo estudio, Pollock comienza pintar apoyando los lienzos en el suelo al tiempo que experimenta con el drip painting, aprendido del mexicano en su taller. La técnica consistía en derramar la pintura sobre el lienzo, con un pincel u otro elemento, para lograr trazos que sean automáticos, provenientes del inconsciente del artista. La pintura de acción de Pollock fue clave para el desarrollo del expresionismo abstracto, movimiento que se estaba gestando en la ciudad de Nueva York. En lugar de la mediación consciente de un motivo, los artistas suscriptos a la nueva corriente, dejaron completamente de lado la figuración y se interesaron por poner en el lienzo lo más profundo y autentico de su ser. Como Freud mismo afirmaría: “soy donde no pienso”.

Jackson Pollock

Jackson Pollock

Numero 1, 1950 es, probablemente, el drip painting más conocido de Pollock. A pesar de que las revistas especializadas dieron a conocer la obra como Bruma lavanda, en la pintura no está presente este color. Aqui vemos una obra caótica del artista, con infinitas capas de pintura salmón, blanca y negra, con detalles en verde petróleo. En el centro de la obra se aúnan los diferentes colores, que se van perdiendo y opacando hacia los bordes. Los trazos son más lineales y rectos que en otros lienzos del artista, denotando enojo y furia al aplicar la técnica. Es una obra dinámica que no permite que la mirada se centre en un área en particular, sino que lleva al espectador a recorrer inquietamente toda la superficie. Número 1 es considerada, al día de hoy, como una de las pinturas más representativas de este periodo.

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en mayo 12, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s