Nocturno: Azul y plata – Chelsea | James McNeill Whistler | 1871

Nocturno: Azul y plata - Chelsea | James McNeill Whistler | 1871

Nocturno: Azul y plata - Chelsea | James McNeill Whistler | 1871

James Whistler nace en EEUU, pero desarrolla toda su obra en la Inglaterra de fines del siglo XIX. La sociedad victoriana consideraba que el arte debía servir a una función social y/o moral, pero el impulsivo y peleador Whistler pensaba diferente. Creía en “el arte por el arte mismo” y rechazaba todo tipo de juicio del artista sobre la realidad que retrataba. Más allá aun, Whistler sostenía que la realidad, en sí misma, era desordenada. El mismo va a decir que “la naturaleza está muy pocas veces en lo correcto” y que la misión del artista es la de “llevar el caos a una gloriosa armonía”. Su obsesión por la idea de armonía lo llevará a bautizar sus pinturas con títulos relacionados con la música: “nocturnos”, “armonías” o “composiciones”.

Cuando vuelve de París en 1866, comienza a pensar en su serie de “nocturnos”, pinturas que retratarán, por 10 años, vistas tranquilas del rio Támesis por la tarde o noche. Nocturno: Azul y plata – Chelsea es la primera obra de su serie e ilustra una vista de la ciudad desde el puente de Battersea. En primer plano, veremos dos trazos en tonos verdosos: uno horizontal y otro vertical. Los mismos representan a una barcaza y un pescador mirando hacia ella, respectivamente. En el fondo, podemos ver la silueta de la ciudad, con sus fábricas, ventanas iluminadas y la torre de la iglesia sugerida a la derecha de la obra. Las formas se reflejan fantasmagóricamente en el rio, dándole a la obra un aura de misterio. La composición carece de perspectiva y es estrictamente bidimensional. Ello comúnmente se asocia a la influencia de la pintura japonesa en el artista, tradicionalmente plana. Whistler, para sus “nocturnos”, utilizaba finísimas capas de pintura, unas sobre otras, de forma de, poco a poco, lograr los tonos deseados. Esta misma técnica es la que nos permite ver las vetas dejadas por el pincel al pintar en modo horizontal. Abajo en el centro, veremos el sello del artista, también tomado de la pintura japonesa, que muestra una mariposa con un aguijón. Este símbolo, según el mismo Whistler, representaría tanto su delicadeza para la pintura como su agudo ingenio para defender sus teorías artísticas y responder a las críticas que suscitaron.

Con Nocturno: Azul y plata – Chelsea, Whistler transforma la fachada industrial de la ciudad en un hermoso paisaje de ensueño. Así, coherente con su misión, reformula el caos y lo hace armónico, dejándonos una obra maestra, al nivel de otros maestros paisajistas ingleses como John Sell Cotman o JMW Turner.

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en abril 15, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s