La cama | Henri de Toulouse-Lautrec | 1893

La cama | Henri de Toulouse-Lautrec | 1893

La cama | Henri de Toulouse-Lautrec | 1893

Como los padres de Toulouse-Lautrec eran primos hermanos, Henri heredó de esta unión distintos problemas congénitos. Aunque se descarta que haya sufrido de enanismo, en su madurez, el artista media 1,54m de altura. Su fisonomía y la consecuente imposibilidad de participar en las actividades que disfrutaban los hombres de su edad, hicieron que Lautrec se sumergiera casi obsesivamente en su arte.

Una vez que se instala en Montmatre, el barrio bohemio de Paris, el artista comienza a interesarse por la vida nocturna de la ciudad. Los motivos de su obra así harán referencias a cabarets, bares y prostitutas. Incluso, cuando el famoso Moulin Rouge abrió sus puertas, Lautrec fue el artista encargado de producir los posters para su promoción.

En la pintura La cama, podemos ver dos mujeres acostadas mirándose. Aunque el personaje de la derecha parece ser un hombre, hoy podemos afirmar que, en realidad, es una mujer con pelo corto. Sobre la escena, el mismo Lautrec dijo que “…es la verdadera epitome de la sensualidad”. El artista pintó otra obra casi idéntica a esta llamada El beso, en donde los dos personajes obviamente se besaban. Mas allá de la primera impresión, las pinturas no hacen una referencia directa a una relación lésbica. Las artistas de los cabarets usualmente dormían juntas al terminar la noche, ya que no había espacio para camas individuales. Era más común que el vínculo que se desarrollara entre ellas sea más fraternal que sexual, aunque ello no puede ser extensivo a todas. La cama de Lautrec no parece querer expresar el deseo erótico de una pareja, sino que plantea una escena tierna, donde ambas compañeras se cobijan a resguardo de un mundo hostil o, por lo menos, indiferente.

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en abril 11, 2011.

3 comentarios to “La cama | Henri de Toulouse-Lautrec | 1893”

  1. Entre el fin del impresionismo y el fauvismo y cubismo apareciendo en la 1º década del siglo XX se desarrolla la carrera de Toulouse y en este panorama el punto de referencia (aunque no se crea) es Edgar Degas, el mas atípico de los impresionistas. Le da un papel fundamental al dibujo que había sido postergado por los impresionistas y como Degas prefiere los interiores iluminados por luz artificial. Hereda también de Degas la preocupación por la representación del espacio buscando enfoques atípicos incompatible con la perspectiva del Renacimiento. La faceta de cartelista tiene puntos de contacto con el grafismo modernista (el gusto por las tintas planas, los colores planos, el trazo firme).
    Para demostrar que no estaba loco (sufría de delirium tremens), pinta de memoria toda una serie sobre el circo. Los últimos años tiene una paleta mas oscura y empastada.

  2. Gran observación, denota un cuidado de la connotación historico-cultural pertinente a la pintura además de una gran sutileza visual e investigativa a tal expresión de amor y no sexual. Deja entrever los antecedentes de una sociedad altamente discriminativa no sólo hacia las personas que ejercían la prostitución, sino también, a los diferentes. Aplaudo la agudeza incisiva del crítico en enmarcar la unión que se establece entre diferentes que a la vez de acompañarse se complementan ante la mirada amenazante de una sociedad cruel.

  3. Pendiente de comentario…no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s