La rendición de Breda | Diego Velázquez | 1635

La rendición de Breda | Diego Velázquez | 1635

La rendición de Breda | Diego Velázquez | 1635

Velázquez nace en Sevilla en el año 1599. Su madre provenía de la baja nobleza española, lo que le permitió educar a su hijo en idiomas y filosofía. Aunque pronto se dieron cuenta de que el chico contaba con talento para el arte, por lo que, a los 12 años, el artista ya estaba estudiando con un reconocido pintor.

En abril de 1622, con 23 años, Velázquez viaja a Madrid y, por esas casualidades, en diciembre de ese año muere el pintor favorito de la corte del rey Felipe IV. El joven artista, con contactos dentro de la realeza, es invitado a trabajar para uno de sus ministros y, solo un año después, Felipe posa para Velázquez, quien termina un esquema de su cabeza en solo un día. Al ver el resultado de su trabajo, la corte queda fascinada por el trabajo del artista y Velázquez se convierte en el pintor oficial del rey.

En 1625, Breda, cuidad ocupada por Holanda, es sitiada por el ejército español al mando del general Ambrosio Spinola. A pesar de ser una ciudad fuertemente fortificada y considerada imposible de conquistar, Spinola lo consigue y vuelve triunfante a Madrid.

Una vez en la ciudad española, el artista y el general se conocen e inmediatamente se hacen grandes amigos. Tiempo después, viajan juntos a Italia, país de origen del general. Se dice que allí, el artista estudia de los grandes maestros y que su estilo comienza a hacerse más realista y detallado.

Años después, el general Spinola muere y, a pesar de que muchos sostienen que La rendición de Breda, de 1635, es una pintura para exaltar el nacionalismo español, parece más plausible la versión de que, simplemente, es un tributo de Velázquez a su amigo recientemente fallecido porque, para el caso, en el momento en que Velázquez pintaba la obra, Breda había sido vuelta a ocupar por los holandeses.

La pintura ilustra el tercer día después de la batalla entre España y Holanda, donde el comandante del ejército holandés, Justin Nassau, le entrega las llaves de la ciudad a Spinola. La obra no se centra en la batalla en sí misma, sino en la reconciliación. Las ordenes del victorioso Spinola hacia su ejército habían sido las de no burlarse de sus enemigos y comportarse como caballeros. Por eso, los dos ejércitos, el español a la derecha y el holandés a la izquierda, aunque días antes se mataban unos a otros en batalla, aquí comparten una atmosfera apacible, que contrasta con el humo de incendios al fondo de la obra.

Esta obra es reconocida por ser una de las pocas pinturas históricas de Velázquez. Además, la estrecha relación del artista con el general, nos hace suponer que Spinola haya relatado los acontecimientos de la rendición de Breda a Velázquez con lujo de detalles, lo que hace a la pintura históricamente precisa.

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en noviembre 25, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s