Naturaleza muerta con bailarinas | Emil Nolde | 1914

Naturaleza muerta con bailarinas | Emil Nolde | 1914

Naturaleza muerta con bailarinas | Emil Nolde | 1914

Muy al contrario de Rafael, nuestro artista del post anterior, que a los 18 años fue nombrado como “maestro” de las artes, el alemán Emil Nolde recién se decide a pintar a los 31 años de edad.

Nolde se une al grupo artístico Die Brücke (en alemán, “el puente”) que, básicamente, eran muy parecidos a los fauves en Francia. Recordemos que éstos últimos, como hablamos en el post de La lección de piano de Matisse, se caracterizaban por la utilización de colores vivos, la simplificación de las formas y la supresión de detalles innecesarios. Así, las figuras eran reducidas a su estructura esencial, es decir, que se puede distinguir, por ejemplo, una persona; pero ella probablemente no poseerá detalles particulares que la distingan de otra.

El artista que, según parece tenía mal carácter, se pelea con los varios de los miembros de Die Brücke. Poco tiempo después, deciden echarlo y Nolde debe proseguir con su carrera en solitario. Aunque en esta nueva etapa sigue sosteniendo los principios de Die Brücke, como el uso del color y la simplicidad de las formas, hay algo que lo hace diferente: la obra de Nolde es más cruda y emocional; y, sus pinceladas, más violentas. Es por ello que ahora el artista es generalmente ubicado dentro de los expresionistas y no en los más controlados fauvistas.

Si hablamos de primitivismo de las formas, Naturaleza muerta con bailarinas difícilmente pueda ser más primitiva de lo que es. Si esta era la intención del artista, desde este blog lo aplaudimos.

Vemos en ella una mesa con 2 floreros amarillos con tulipanes, una vaca de cerámica y, al fondo, un cuadro artesanal con dos bailarinas semidesnudas bailando inocentemente mientras se acarician los cabellos. Las pinceladas son extremadamente gruesas y espesas; y, la composición general parece desordenada.

Aunque personalmente me muestro a favor de la expresión real de las emociones del artista, esta pintura parece trascender lo grotesco, llegando casi al mal gusto. Las flores de tulipanes son completamente bidimensionales y planas; a la vez que la vaca de cerámica tiene unas pinceladas curvas y empastadas. Esto hace que la composición se haga confusa y extraña. Y no logro ver nada que me guste particularmente.

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en noviembre 23, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s