El estudio del pintor, una alegoría real | Gustave Courbet | 1855

El estudio del pintor, una alegoría real | Gustave Courbet | 1855

El estudio del pintor, una alegoría real | Gustave Courbet | 1855

Courbet estaba obsesionado con la libertad. Él mismo se definía como un espíritu independiente y, por ello, no nos sorprende que prácticamente no haya tenido una solida formación artística, sino que comienza pintando a sus hermanas y otros miembros de la familia.

En aquellos tiempos, en Francia, la pintura histórica era reconocida como la forma más alta de arte, y consiguientemente, eran las favoritas del Salón de París. Pero al reaccionario Courbet le interesaba muy poco este tipo de arte, sino que pensaba que un artista debía trabajar solo desde su propia experiencia. Por ello, en su lienzo trabaja escenas de todos los días, con personajes cotidianos, comunes y hasta vulgares; al igual que sus contemporáneos Daumier o Millet, quienes eran catalogados bajo un nuevo movimiento: el realismo.

Pero este movimiento, como decía Courbet, no significa solo pintar con perfección las líneas y las formas de aquello que se ve, sino que sugiere la observación directa de la realidad de forma espontánea y así, también poder retratar las irregularidades de la naturaleza y la dureza de la existencia humana.

El estudio del pintor, una alegoría real, es una composición dividida claramente en dos mitades. En el centro, se encuentra el propio Courbet pintando un paisaje y a sus lados, una mujer desnuda y un niño. A la derecha de la obra, se encuentran admiradores y amigos del artista, gente de clase alta, incluido el poeta Charles Baudelaire (concentrado en un libro a la extrema derecha del cuadro). En contraposición, a la izquierda se encuentran personajes “del otro mundo, de la vida trivial, de la miseria, pobreza…”, según afirma el propio Courbet en una carta, representado por una prostituta, un sacerdote, una prostituta, mercaderes, etc.

Courbet mismo habitaba los dos mundos al mismo tiempo: mientras se relacionaba con las personas de clase baja para pintar sus obras, aquellos que las admiraban y pagaban por ellas era los otros, los de clase alta. ¿Pero no ocurría lo mismo con todos los realistas de su época? Evidentemente sí. Pero fue Courbet quien lo plasmó en el lienzo de modo autobiográfico.

Pero todavía me queda una cosa sin entender del cuadro: las versiones sostienen que los personajes de la izquierda se encuentran esperando a ser llamados por Courbet para ubicarse en la tarima detrás del lienzo y así, posar y ser retratados por el artista. Sin embargo, en El estudio del pintor, una alegoría real, el propio Courbet pinta un paisaje que no tiene absolutamente nada que ver con los personajes que esperan, así que esta interpretación me parece una estupidez. Pero igualmente, no se me ocurre que quiere decirnos el artista con el motivo que pinta o si, en algún sentido, quiere decirnos algo. Por lo que, si alguien tiene alguna idea… ¡puede comunicarla!

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en octubre 22, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s