Casa junto a la vía del tren | Edward Hopper | 1925

Casa junto a la vía del tren | Edward Hopper | 1925

Casa junto a la vía del tren | Edward Hopper | 1925

Edward Hopper es conocido como “el pintor de la soledad”. Y con mucha razón.

Nacido en 1882, se dice que nuestro artista era tímido, introspectivo y conservador. Como no podía ser de otra manera, su pintura refleja tal estado taciturno.

El tema de su obra es bastante característico: escenas de principio de siglo de la sociedad norteamericana, pero retratadas de manera intimista, reflexiva y melancólica. Aunque sus personajes se encuentran generalmente solos, cuando pinta varios en una obra, lo hace sin que interactúen, alienándolos unos de otros continuamente.

En 1923, Hopper se casa con Josephine Nivison, otra artista, descripta como una persona abierta, sociable y liberal, es decir, exactamente opuesta a él. Pero es ella quien motiva a su marido a seguir creando pinturas y le da el empuje necesario.

A partir de los años 20s, en EEUU se produce un cambio radical: con la industrialización, se produce la emigración masiva de los pobladores de las zonas rurales a la ciudad, en busca de nuevas oportunidades. Casa junto a la vía del tren es característica de nuestro artista por 3 razones: el tema, el tono y la iluminación. Respecto del tema, Hopper utiliza las vías como metáfora del cambio que trajo la industrialización en la sociedad. Aunque las ventanas de la casa estén cerradas, y no se puede ver hacia adentro, uno tiene la sensación de que esta abandonada y, aquel esplendor que alguna vez tuvo se desintegra lentamente y pronto se convertirá en ruinas. El tono es melancólico y triste: ante la alienación de las ciudades, la integración y la pertenencia propia de los pueblos chicos, se ha perdido para siempre. Éste sentimiento, por lógica asociativa, implicaría una luz más bien suave y tenue, sin embargo, aquí vemos una marca personal completamente hopperiana: la luz es blanca y brillante. El artista, correctamente creía que la luz es blanca y, por ello, siempre se resistió a darle un tono más amarillento o naranja, como suele hacerse. Es así que siempre logra fuertes contrastes entre la brillante luz del sol y la sombra que proyecta; pero no por esto pierde efectividad en el tema que retrata.

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en octubre 20, 2010.

2 comentarios to “Casa junto a la vía del tren | Edward Hopper | 1925”

  1. me a sido de gran ayuda gracias a google!!

  2. […] El alma humana también está en ese famoso cuadro de la casa que inspiró a Hitchcock para elegir el siniestro escenario de los crímenes de Psicosis. No se ve en él persona alguna, […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s