Mujer sosteniendo una balanza | Johannes Vermeer | 1664

Mujer sosteniendo una balanza | Johannes Vermeer | 1664

Mujer sosteniendo una balanza | Johannes Vermeer | 1664

Johannes, Jan o Johan Vermeer fue un pintor holandés nacido en 1632, en plena Época de Oro holandesa, periodo que comenté en el post de Cuyp.

Su padre muere de joven, heredándole el negocio familiar en la venta de arte. Al casarse con una mujer adinerada, Vermeer puede dedicarse a la pintura, aunque su producción es escasa: solo 34 pinturas son reconocidas como suyas. Esto generalmente se atribuye a su lentitud para trabajar, ya que pintaba con mucho cuidado una pintura por vez y solo podía terminar 3 obras por año.

Se dedico, fundamentalmente, a retratar escenas domésticas de la clase media en interiores. Su obra, se destaca por el efectivo uso de la luz y la utilización de colores poco convencionales, tales como los pigmentos lapizlázuli o ultramarino, extremadamente costosos para la época.

La obra de hoy era conocida como Mujer pesando oro, sin embargo, un análisis reveló que la balanza de la mujer no está pesando nada, por lo cual fue rebautizada como Mujer sosteniendo una balanza. En algunos lugares, leí que se concluyó que la balanza estaba vacía a través de un análisis microscópico. ¡Pero vamos! ¿Era esto necesario? Creo que se ve a simple vista que la balanza no tiene nada… no importa.

La pintura retrata a una joven mujer embarazada sosteniendo una balanza con la mano derecha. Algunos sostienen que la propia esposa de Vermeer, Catharina, sirvió de modelo para la obra. En la escena, vemos a la mujer frente a una mesa en la cual se apoyan un mantel y un cofre con joyería en perlas y oro. A la izquierda, vemos un muro con un espejo y, aunque oculta a la obra, una ventana por donde entra la luz que ilumina el instante. Al fondo, observamos el cuadro El juicio final, de autor anónimo, probablemente propiedad de Vermeer, que la heredó de su padre.

La mujer parece ajena a cualquier tipo de interrupción externa. Pacíficamente, contempla la balanza para buscar su equilibrio y es por ello que muchos consideran que está pesando otra cosa distinta, más profunda, que la joyería que tiene delante. Vermeer lleva una actividad cotidiana al plano de lo eterno con una imagen que evoca paz, tranquilidad, balance y equilibrio. La suave luz que entra de la ventana ilumina a la mujer con su capa blanca y recuerda así a la figura clásica de la virgen María.

Este sentimiento de armonía y paz también esta generado por la composición, a la que Vermeer consideraba fundamental. Si se trazan diagonales sobre la pintura, vamos a ver que los dedos de la mujer sosteniendo la balanza se encuentran en el centro exacto de la obra. Al igual que, si se continúan la proyección de las líneas, los bordes inferior e izquierdo del cuadro de fondo dividen la composición en 4 planos iguales, balanceando una obra que, de por sí, ya esta pacíficamente equilibrada.

Aunque yo tiendo a preferir las obras más expresionistas, no tengo ninguna duda en afirmar que, por todo esto, Vermeer fue uno de los artistas más importantes de todos los tiempos.

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en septiembre 30, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s