El niño azul | Thomas Gainsborough | 1770

El niño azul | Thomas Gainsborough | 1770

El niño azul | Thomas Gainsborough | 1770

Cuando el arte se convierte en solo un trabajo, pasan cosas como las siguientes…

Contando con una habilidad sin igual desde chico, Thomas Gainsborough comienza a estudiar arte formalmente a los 13 años, comenzando con sus primeras pinturas de paisajes, que era el motivo que más le gustaba. Algunos años después, contrae matrimonio y, como sus paisajes no se vendían, tuvo que mudarse y comenzar a pintar retratos. Los clientes lo llamaban y él, por un pago acordado, los retrataba. Es decir, su arte era su trabajo y medio de subsistencia.

Así continuó Gainsborough, tratando de socializar con la clase alta para, por supuesto, obtener más trabajos y, consiguientemente, más dinero. Tuvo la oportunidad de, incluso, retratar a ciertas “celebridades” de su tiempo, como el duque y la duquesa de Cumberland. En éste momento, sus retratos eran generalmente de cuerpo entero y ponía mucha atención a los detalles. Los trajes y vestidos que pintaba también eran admirados por la alta sociedad.

Respecto del Niño azul, se cree que es el retrato de Jonathan Buttall, hijo de un adinerado mercante, aunque nunca se ha probado. Lo cierto es que la pintura permaneció dentro de la familia Buttall hasta 1802 cuando fue vendido. Luego de ello, cambió varias veces de manos hasta llegar a la Biblioteca de Huntington, en California, donde actualmente se encuentra.

También se cree que, a través de esta pintura, Gainsborough le respondió a su rival artista, Joshua Reynolds, quien escribió: “…en mi opinión, la luz en una pintura debe ser siempre de un tono cálido y tenue. Amarillo, rojo y verde deben ser evitados  y solo ser usados como soporte de estos tonos; y, para este propósito, solo una pequeña parte de colores fríos es suficiente”. En El niño azul, la luz y el azul del traje del pequeño son completamente fríos, contradiciendo sin duda la teoría de Reynolds.

Sin embargo, y a pesar de su éxito, Gainsborough odiaba los retratos. Y escribe: “Estoy harto de los retratos. Si pudiese elegir, tomaría mi viol da gamba [una especie de cello] y caminaría a una linda aldea donde podría pintar paisajes y disfrutar el último tramo de mi vida en paz y quietud”.

Lamentablemente, el pobre Gainsborough pasó a la historia por hacer algo que no le gustaba: incluso ahora, es reconocido como uno de los mejores pintores de retratos del siglo XVIII.

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en septiembre 6, 2010.

2 comentarios to “El niño azul | Thomas Gainsborough | 1770”

  1. […] permanente de The Huntington Library, en California y está emplazada justo en frente del Niño azul, de Thomas Gainsborough. La idea de los curadores, es que en la sala estén expuestos los máximos […]

  2. Interesante articulo sobre Gainsborough, no sabia eso de el. Que bueno esta pagina web, te felicito. Yo tambien tengo un blog de arte, que puedes visitar.

    http://preguntas-de-arte.blogspot.com/

    Dios te bendiga.

    Augusto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s