El rescate | Honoré Daumier | 1870

El rescate | Honoré Daumier | 1870

El rescate | Honoré Daumier | 1870

El Michelangelo de la caricatura”. Así llamaban a Honoré Daumier en su tiempo por una sencilla razón: mas allá de ser un litógrafo profesional, era reconocido por publicar caricaturas de tipo político y social en La Caricature y Le Charivari, dos revistas francesas.

Una vez, la crítica le costó cara: por la haber representado al rey Louis-Phillipe como Gargantúa, fue llevado a prisión por 6 meses.

Más tarde en su vida, comenzó con la pintura. Ésta seguía la línea de sus caricaturas, al preocuparse por reflejar la vida cotidiana de aquellos que menos tenían: campesinos, mendigos y ciertos activistas políticos. Y por ello, al igual que Millet, del cual era contemporáneo, Daumier fue uno de los pioneros de lo que luego se nombrará como naturalismo.

En la escena, observamos a un hombre que acaba de rescatar a una pequeña niña del mar, al cual vemos en el celeste del fondo. Junto a él, una mujer preocupada por el estado de la joven. Ya sea como símbolo de la pureza, o por la palidez de la cianosis, la niña es extremadamente blanca si la comparamos con los otros dos protagonistas. Creo que aquí Daumier nos quiere hacer notar que los mayores son campesinos, porque el tono de su piel refleja duras jornadas de trabajo al aire libre. También al igual que Millet, vemos esta idea de que, a pesar del sufrimiento de los trabajadores, en ellos subsisten valores que aquellos mas “educados” o “civilizados” trabajadores de ciudad, han perdido: la posición del hombre en la pintura parece ser digna y triunfante.

Daumier tampoco hace hincapié en los detalles. Probablemente no le hayan interesado si es que el mensaje del cuadro es claro, lo que es coherente con su falta de educación formal en arte y con su misión estrictamente social: Daumier no pintaba para lograr reconocimiento o agradar a la clase alta, sino mostrar la injusticia social.

Ciego y pobre, su amigo artista, Corot, le presta una de sus cabañas para que viva. Hasta 1877, un año antes de su muerte, su pintura no tuvo ningún tipo de éxito, aunque se dice que póstumamente tuvo admiradores como Degas, Delacroix y Baudelaire.

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en septiembre 3, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s