Charlotte Corinth en el tocador | Lovis Corinth | 1911

Charlotte Corinth en el tocador | Lovis Corinth | 1911

Charlotte Corinth en el tocador | Lovis Corinth | 1911

De chico, Corinth demuestra un gran talento en pintura, pero solo recién a los 22 años comienza a estudiar arte formalmente. Él se veía a sí mismo como un impresionista, en la línea de Monet, Cezánne, Degas y Manet; pero luego las experiencias de vida lo llevarán por otro camino…

A los 43 años, el grabador y pintor Lovis Corinth, apremiado por la falta de trabajo, emigra a Berlín y allí funda una escuela de arte para mujeres en la cual conoce a su futura mujer, Charlotte Berend.

Pícaro el, se casa con Charlotte, 22 años menor. Ella luego que va a servirle de musa y de compañera espiritual para toda su vida. Tanta es su influencia, que Corinth abandona los paisajes que pintaba y comienza a retratar escenas de la vida familiar, muchas veces pintando a su esposa.

Y este es el caso de Charlotte Corinth en el tocador, donde, en primer plano, vemos a su amada Charlotte maquillándose, al mismo tiempo que un peluquero a domicilio peina su largo cabello negro, junto a una mesa para guardar los enseres. Aunque el fondo no se diferencia mucho, podemos observar un cuadro a la derecha y presumo que, en el centro, se ubica una ventana con luz que entra desde afuera. Los colores son generalmente pasteles, aunque hay una clara excepción: el negro. Este color (o esta ausencia de color, según la teoría cromática que se prefiera), representa el horror de cualquier impresionista que se precie de serlo. ¿Por qué? Porque los impresionistas pintaban, estrictamente, el efecto de la luz sobre las formas y es por eso que se abstenían de usar negro: el negro no refleja la luz. Así también, para el impresionismo, las formas carecían de importancia por sí mismas. Pero no para Corinth: a nuestro artista le importaba Charlotte. Esa “forma” no carecía de importancia, sino que ¡era la esencia misma del cuadro! Por último, las pinceladas de este cuadro son largas y decididas, que es otra de las características que no tienen los impresionistas, que prefieren pinceladas cortas y pastosas, llegando a limites como el puntillismo es decir, una pintura solo a base de puntos. Ya para esta altura, Corinth, en una misma pintura, había desatendido 3 reglas del ABC del impresionismo: el negro, la importancia de la forma y las pinceladas largas.

Era evidente que la ortodoxía impresionista de Corinth mucho no iba a durar…

En diciembre del 1911, después de un año extremadamente prolífico para nuestro artista, sobreviene el desastre: sufre un accidente cerebro-vascular (ACV), con su consiguiente deterioro funcional. Charlotte, la protagonista de la obra de hoy, lo cuida y, poco a poco, Corinth va mejorando. Pero algo en su pintura había cambiado… la suavidad y el control que mostraba en sus principios se habían suelto y transformado en algo más emocional y dramático… es decir que, lentamente, fue convirtiéndose al expresionismo y comenzó a utilizar colores mas estridentes resultando en obras más confusas y retorcidas pero, a mi entender, mucho más ricas.

En 1925, Corinth viaja a Holanda a ver las obras de Rembrandt y Frans Hals, pero contrae una neumonía y muere en Zandvoort. A pesar de no haber dejado gran cantidad de pinturas, Corinth es se destaca en Alemania por haber experimentado con todas las técnicas de grabado posibles.  

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en septiembre 1, 2010.

Una respuesta to “Charlotte Corinth en el tocador | Lovis Corinth | 1911”

  1. Es muy cierto lo que describis de los impresionistas donde la luz, para ellos, era trascendental y creían que los objetos SOLO se veían en la medida que la luz incidía en los mismos.
    El campo inicial del impresionismo era el paisaje, primero sobre agua o nieve ( todas superficies refractantes) y recién después sobre la figura humana, paisajes urbanos, cielos y temas de la vida cotidiana. Todo aquello que no fuese representado al aire libre no era considerado estrictamente impresionista.
    Con respecto a la pincelada (intendidad y dirección) tenía como objetivo aumentar la luminosidad de los colores complementarios vistos desde cierta distancia logrando, un efecto de mas brillantez.
    Como siempre un placer compartir estos temas con vos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s