Jahangir prefiere a un jeque Sufi antes que a los reyes | Bichitr | 1618

Jahangir prefiere a un jeque Sufi antes que a los reyes | Bichitr | 1618

Jahangir prefiere a un jeque Sufi antes que a los reyes | Bichitr | 1618

Tenemos poquísima información de Bichitr. Lo único que pude encontrar es que fue uno de los pintores oficiales del emperador mogol Jahangir Kahn, hijo del fallecido emperador Akhbar Kahn el Grande.

Durante el reinado de Akhbar, la pintura del imperio mogol comenzó a tomar elementos del arte indígena indio, del arte europeo y del arte persa, creando una forma nueva en donde se utilizaban representaciones realistas de los individuos a la vez que inundaban de simbolos el lienzo.

Respecto de Jahangir prefiere a un jeque Sufi antes que a los reyes, se sabe que el emperador Jahangir le encargó a Bichitr un álbum de miniaturas que, usualmente, o se guardaban o eran ofrecidos como regalos a otros dignatarios.

En la pintura vemos que Jahangir está sentado sobre un trono de reloj de arena. Los cupidos escriben en él el deseo del rey de vivir por 1000 años. El halo que cubre a Jahangir es una mezcla de un sol y una luna, indicando que él es el centro del universo y la fuente misma de toda luz. Solo con estos dos símbolos vemos la fusión que hace Bichitr respecto de oriente y occidente: los cupidos son plenamente occidentales, mientras que el halo del rey es un símbolo plenamente oriental.

Hay 4 figuras a la izquierda. Abajo se encuentra es el propio Bichitr, nuestro artista, y fue la primera vez en la historia que un pintor de oriente se incluyó en su propia obra. Tamaña osadía si pensamos que se encuentra frente al emperador Jahangir. Aquí Bichitr sostiene una miniatura en su mano y, dentro de esta miniatura, también se dibuja a si mismo haciendo una profunda reverencia al emperador. Arriba de Bichitr se encuentra el rey James I de Inglaterra, el cual fue copiado por el pintor a partir de una pintura que le fue regalada a Jahangir. Sobre James I, se encuentra un sultán turco y, arriba de él aparece un viejo jeque Sufi, un santo místico que le regala a Jahangir un libro con una inscripción que dice “a pesar de la apariencia de todos los reyes que se encuentran ante él, Jahangir luce en su interior como un dervish (santo hombre islámico)”.

Bichitr firma la obra en el peldaño por donde el emperador se sube al trono, es decir, que Jahangir pisa su nombre, indicando la propia conciencia que tiene el artista de su estatus inferior.

Add to DeliciousAdd to DiggAdd to FaceBookAdd to Google BookmarkAdd to RedditAdd to StumbleUponAdd to TechnoratiAdd to Twitter

Anuncios

~ por Álvaro Mazzino en agosto 23, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s